Hipnosis

UN POCO DE HISTORIA

A pesar de la versión un tanto mágica que la televisión emite a menudo de lo que es la hipnosis, lo cierto es que la hipnosis como procedimiento terapéutico, puede ser considerada como una de las técnicas más antiguas que se conocen para provocar cambios en los procesos cognitivos, psicofisiológicos, perceptuales y conductuales.

Aunque se utilizaban técnicas de sugestión a lo largo de la antigüedad, a mediados del siglo XVIII la utilización de la sugestión hipnótica cobró importancia en el entorno de occidente, comenzando a delinearse las bases de la futura hipnosis clínica y experimental.

En 1958, la American Medical Association reconoció la hipnosis como una modalidad terapéutica válida para ser utilizada por médicos y psicólogos debidamente entrenados. En Inglaterra ocurrió algo parecido en 1962, cuando la British Medical Association aconsejó su uso en el tratamiento de distintas neurosis, dolor crónico, así como su aplicación en los ámbitos de la cirugía y obstetricia. Posteriormente, La American Psychological Association creó en 1973 la División 30, dedicada a la Hipnosis Psicológica.

En la actualidad ha crecido nuevamente el interés por la hipnosis y sus posibles aplicaciones terapéuticas dada la eficacia y eficiencia que tiene su uso como coadyudante de los procesos terapéuticos. Este interés ha ido en aumento a medida que se han podido descifrar las claves del funcionamiento de las técnicas hipnóticas y de las características psicológicas, psicofisiológicas y neurofisiológicas subyacentes al proceso hipnótico.

¿ME QUEDARÉ DORMIDO? ¿PERDERÉ LA CONCIENCIA? ¿ACTUARÉ COMO UN ROBOT?

Lo cierto es que los programas de televisión con frecuencia dan una visión totalmente errónea de lo que es la hipnosis.

Por tanto pretendemos ahora aclarar algunos de los puntos que suelen dar lugar a error, errores nefastos que podrían hacer que algunas personas dejasen de beneficiarse de la eficacia de la hipnosis:

* ¿ME QUEDARÉ DORMIDO? ¿PERDERÉ LA CONCIENCIA? ¡En absoluto! No sólo eso, sino que podrás hablar, e indicar al psicólogo en todo momento cómo te encuentras, podrás detener el proceso si lo necesitas o hacer alguna pregunta.

* ¿ES PELIGROSO? Al igual que cualquier otro conjunto de técnicas terapéuticas, no es peligroso siempre que esté realizado por un profesional cualificado para ello.

* ¿ACTUARÉ COMO UN ROBOT? ¿CUMPLIRÉ LAS ÓRDENES DEL TERAPEUTA CONTRA MI VOLUNTAD? Eso es imposible, porque como hemos dicho, la persona está consciente y despierta. De hecho se dice que “toda hipnosis es autohipnosis”. En realidad es la persona atendida la que, guiada por el psicólogo, se lleva a sí misma a ese estado. Y al final del tratamiento se suele enseñar la técnica de autohipnosis, para que la persona pueda continuar el proceso en casa.

* ¿SERÉ INCAPAZ DE MENTIR, CONTARÉ TODOS MIS SECRETOS? Exactamente igual que con otras técnicas, la persona tiene el control sobre lo que dice. Esperamos que diga la verdad para poder ayudarle mejor, pero la decisión de hacerlo está en el paciente.

* ¿PUEDO RECORDAR SUCESOS DE LA INFANCIA O SUCESOS OLVIDADOS? No especialmente. Bajo hipnosis se pueden recordar sucesos pasados en la misma medida en que se pueden recordar con otras técnicas psicológicas. No utilizamos la hipnosis con la finalidad de recordar.

¿EN QUÉ ME PUEDE AYUDAR LA HIPNOSIS?

Proponemos la hipnosis conjugada con técnicas cognitivo conductuales para tratar las siguientes problemáticas:

  • Pérdida de peso: Utilizamos la hipnosis para facilitar la incorporación de hábitos saludables, motivación al cambio y mantenimiento.
  • Lo mismo hacemos para el tratamiento del tabaquismo y de otros hábitos nocivos.
  • Insomnio: Facilitaremos la capacidad de conciliar el sueño, de dormir sin despertares durante la noche, de relajación y sueño profundo.
  • Trataremos el estrés y la ansiedad: Incorporaremos una relación saludable con uno mismo y con las exigencias de la vida cotidiana, un sano autoconcepto y el establecimiento de metas alcanzables. Además facilitaremos el afrontamiento de diversas situaciones y la relajación.
  • Depresión: Promoveremos la capacidad para disfrutar y el autocuidado, la elaboración de pérdidas y el aumento de relaciones humanas beneficiosas.
  • Fobias: Trataremos los miedos a hablar en público o a conducir, dificultades que merman nuestra calidad de vida cuando interfieren con actividades que queremos realizar.
  • Dolores: Abordaremos diversas problemáticas que tienen relación con lo psicosomático y conjugaremos la eficacia de la hipnosis en el tratamiento de determinados dolores, con las técnicas psicológicas con mayor base científica.

PRECIO: 50 euros por sesión de 50 minutos aproximadamente